Mossèn Lladós

24.10.2020

“El cura de mi barrio tiene un ramalazo de acomodador” era una frase que les decía a mis amigas.  En plena adolescencia, no dejaba de resultarme “pintoresco” que el padre Francisco (así es como lo conocíamos en casa) incluso ya empezada la misa, cuando veía gente de pie y todavía quedaban asientos sin ocupar, les decía: “por aquí delante hay sitios libres”.

Uno de los recuerdos que tengo de él es por la calle, siempre estaba yendo de un lado a otro, hablando con todos los que encontraba, no importaba que asistiesen poco o mucho a los oficios religiosos.  Conocía a todo el mundo, siempre se enteraba de lo que pasaba y allí aparecía él cuando se necesitaba.  Mi abuela falleció en casa, a las 7 de la mañana, y mi madre ya no abrió la tienda que tenía, supongo que pusimos el cartel.  Una de las primeras personas que picaron al timbre fue el padre Francisco para darle el pésame y arreglar con mi madre la hora en que quería que pasase a rezar el rosario en el velatorio.  Así, de la manera más natural del mundo. Recuerdo que mi madre se quedó tranquila, porque las cosas que tenía que hacer se iban solucionando y, en aquel momento, era muy importante para ella.

Para entonces, ya hacía varios años que el padre Francisco organizaba, con gran éxito, excursiones por toda Cataluña.  Como muchas familias de barrio no tenían coche (también se apuntaban familias con coche), supongo que se le ocurrió esta idea para posibilitarles pasar un día de asueto, fuera de la ciudad, a un precio muy asequible con comida incluida y, sobre todo, en compañía de sus vecinos y amigos.  Era también una actividad atractiva para los chavales de barrio, porque no existía la posibilidad de hacer turismo como ahora; como mucho, las familias se iban a su pueblo en verano.  En cada salida, se visitaba un pueblecito con algún atractivo turístico y alguna iglesia o ermita (como no).  Le podríamos considerar el precursor de los viajes del IMSERSO.  En años posteriores también organizó viajes fuera de Cataluña, entre ellos a Roma, varias veces.  En cada salida, se llenaban entre 2 y 3 autocares, como poco.  Ni que decir tiene que la salida anual para comer la paella en el campo era muy esperada por todo el vecindario.

Fue un adelantado organizando colonias para los críos del barrio en Fustanyà (cerca de Queralbs), donde también organizaba estancias de familias.

Ahora que me hago mayor, volviendo la vista atrás, sigo recordando aquella frase del acomodador pero con gran cariño y mucho respeto.  Cuando me apunté a participar con el grupo impulsor del Plà de Barris y, en concreto, en la Taula de Memòria, una de las cosas que creía debíamos reflejar era el papel del padre Francisco (ya todos le llamaban Mossèn Lladós) en la vida y la socialización del barrio como un elemento cohesionador importante.

Cuando pregunté cómo se encontraba y me dijeron que ya no conocía a los que le visitaban, me entristeció.  He tenido personas muy queridas, entre ellas mi madre, que han sufrido el mismo proceso y sólo podía desear que estuviese rodeado de gente que le quisiese, como estoy segura que ha estado.

No sé si he aprendido mucho con la edad, pero una cosa que tengo clara es que, independientemente del credo o afiliación política, lo que realmente importa y queda son las personas.  Y por eso me animé a escribir estas líneas, donde no explico, ni mucho menos, lo que era Mossèn Lladós para la gente del barrio.  Posiblemente, cualquier persona más cercana a él daría más datos, muchas más anécdotas.  Pero yo quería aportar mi granito de arena para resaltar su calidad humana.  Cierto es que hacía su trabajo, “era su profesión”, pero para otros también fue su profesión y no le llegaron a la suela del zapato.

Ya hace meses que tenía medio pensado este texto, pero me he puesto finalmente a escribirlo porque ayer me informaron de que Mossèn Lladós había fallecido.

Es triste, pero esa niña, que se está haciendo mayor, prefiere quedarse con este recuerdo entrañable “del cura de su barrio”.

(Mossèn Francesc Lladós falleció el 8 de mayo de 2019)

Araceli Azuaga

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

D’acord amb la normativa de protecció de dades, us informem que les vostres dades personals es tracten a l’empara del tractament 0119 “Gestió de jornades, cursos o sessions informatives organitzades per l'Ajuntament de Barcelona”, amb la finalitat de participar del projecte Memòria Visual de Trinitat Vella, legitimada en base al vostre consentiment. Tret d’obligació legal, les vostres dades no seran cedides a tercers. Teniu dret a accedir, rectificar i suprimir les vostres dades, així com altres drets sobre les mateixes. Podeu consultar informació addicional sobre el tractament i la protecció de dades a www.bcn.cat/ajuntament/protecciodades
Així mateix, en compliment de la Llei de serveis de la societat de la informació 34/2002, d’11 de juliol, us indiquem que en informar el camp “correu electrònic” ens autoritzeu a emprar aquest mitjà per la realització de comunicacions directament relacionades amb la finalitat indicada.